Menú

Mantenimiento de una cinta de correr

Inicio Objetivo Fitness » Blog » Mantenimiento fácil y rápido de tu cinta de correr

Para alargar la vida a tu cinta de correr y que te siga ofreciendo sus prestaciones de forma óptima deberás prestarle unas mínimas atenciones periódicas.

Cada fabricante tiene sus recomendaciones específicas, por lo que siempre se debe consultar el manual de la cinta, pero existen algunas recomendaciones bastante generales de mantenimiento que evitarán averías si las realizas regularmente.

No te preocupes porque el poco mantenimiento que requiere una cinta de correr es rápido y sencillo. Las cintas de correr de gama media o superiores, no dan problemas si las cuidas mínimamente, están diseñadas para aguantar mucho tiempo siempre y cuando le des el uso recomendado.

1. Limpieza

¿Cómo limpiar tu cinta de correr?

Mantener la superficie de carrera limpia evitará que el polvo pueda agrietar la banda de rodadura. Aspirar o limpiar el polvo regularmente tanto de la cinta como de la zona cercana de la cinta de correr evitará que se acumule polvo que también puede acabar dañando otros componentes. Por lo que recuerda pasar el aspirador por debajo de la cinta siempre y cuando sea posible.

 Cada cierto tiempo es necesario abrir la cubierta del motor y aspirar toda la zona, limpiar el polvo y los pelos que se hayan podido ir acumulando. Presta especial atención a este punto si tienes mascotas.  

La limpieza de tu cinta ayudará a que mantenga la potencia óptima.

Recuerda pasar un paño húmedo para retirar restos de sudor que se acumularán en la pantalla y pasamanos, agradecerás encontrarte la cinta limpia en el próximo entrenamiento. Recuerda que además estos pequeños gestos cotidianos, aumentan tu NEAT.

Si por alguna razón no vas a utilizar tu cinta de correr por un tiempo, no está de más que la protejas con un plástico. Te ahorrarás una limpieza más profunda por polvo acumulado cuando puedas volver a usarla.

2. Mantén la lubricación correcta de tu cinta de correr

Es muy importante mantener la cinta de correr lubricada. La banda de rodadura es uno de los componentes más susceptibles al deterioro prematuro si no se realiza un mantenimiento regular. Cada vez que corres, los rodillos y la banda de rodadura están en constante fricción, por lo tanto, mantenerla en condiciones evitará ruidos, desgaste de la superficie de carrera, averías de otros componentes debido al roce y recalentamiento, además de garantizar la comodidad de pisada durante la carrera.

Algunos modelos no necesitan ser lubricados, pues vienen de fábrica con una cera que mantiene la textura óptima de los componentes. En ningún caso se debe aplicar silicona a un modelo de estas características.

 

¿Con qué se lubrica la cinta de correr?

Es muy importante comprar un lubricante específico para lubricar cintas de correr. Suelen ser a base de silicona, en formato de spray o líquido. Existen lubricantes universales, pero muchos modelos cuentan con el de su propia marca. Vigila este punto, pues algunos fabricantes exigen que se use su marca para que la garantía de la cinta mantenga su validez.

¿Cada cuanto he de lubricar la banda?

Como te he comentado al principio, cada fabricante tendrá sus especificaciones, pero suele ser recomendado lubricar la cinta de correr una vez al mes si la cinta se utiliza frecuentemente.  Algunos modelos indican que se realice cada ciertas horas o kilómetros de uso. Igualmente, es interesante comprobar antes de aplicar el producto si la cinta necesita lubricación. Levantando el tapete e introduciendo un dedo, podrás comprobar si la base está seca o hidratada. De este modo te asegurarás de que realmente necesita el lubricante, ya que tampoco es aconsejable excederse con el mismo.

¿Cómo se lubrica una cinta de correr?

Lubricar la cinta de correr es muy sencillo. Con la cinta apagada, se trata de aplicar el producto entre el tapiz rodante y la base de la cinta de correr, una vez aplicado, encender la cinta a una velocidad baja para que el producto se reparta bien por toda superficie de la base. Pasados unos pocos minutos, se debe parar la cinta y limpiar con un trapo para eliminar cualquier resto de lubricante que pueda quedar en la parte externa de la cinta

Este paso es muy importante para evitar posibles accidentes, hay que tener en cuenta qué si hubiera restos sobre la superficie de carrera o los laterales, podrías patinar.

Algunos fabricantes, como Sportstech, integran mecanismos de autolubricación en muchas de sus cintas de correr. Estos sistemas inteligentes se basan en unos depósitos en los laterales de la cinta a los que es muy fácil acceder y que distribuyen el aceite de silicona sin que tengas que hacer nada. Aseguran que, de este modo, el lubricado permanece en estado óptimo por un periodo más largo de tiempo. Es una muy buena opción para despreocuparte del mantenimiento. 

3. ¿Cómo ajustar o tensar la banda de rodadura?

En el caso de que la cinta de rodadura no esté alineada con la base, deberás ajustarla. Por otro lado, si notas qué durante la carrera, se frena en cada impacto de la zancada, significará que debes tensarla. Para solucionar cualquiera de estos dos inconvenientes, deberás localizar los pernos que se encuentran en la parte trasera de la cinta, uno en cada lado. Por lo general, con una llave allen podrás ajustar la tensión del lado que lo requiera. Es recomendable que aflojes o aprietes los tornillos con ¼ de vuelta e ir probando con paciencia hasta encontrar el punto exacto para no pasarte.

Estos problemas no son frecuentes, pero están dentro de la normalidad porque son debidos al uso. Por lo tanto, es mejor no dejarlos pasar, ya que una banda sin la tensión adecuada, acabará dañando el motor y otros componentes, además de aumentar el consumo eléctrico.

Aprovecha el check list y revisa de vez en cuando los tornillos de la cinta de correr, debido al continuo impacto es posible que se vayan aflojando.

4. Utiliza un protector de suelo para mejorar la utilidad de tu cinta de correr

Para terminar, es muy recomendable proteger tu cinta de correr con un protector de suelo. Estas alfombras amortiguan el impacto, reduciendo el ruido y protegiendo tanto al suelo como la cinta.

Los mejores protectores están fabricados con materiales de calidad que absorben el ruido, este punto es muy importante, según dónde vivas, ya que el ruido puede ser un condicionante a la hora de entrenar por no molestar a vecinos o familiares, por lo que con un buen aislante este problema queda solventado.

Kasmet Esterilla valoración
Kasmet esterilla fitness
Valoración 95%

Grosor: 6 mm

Material: Espuma PVC

Ultrasport Estera valoración
Ultrasport
estera
Valoración 85%

Grosor: 6 mm

Material: Polietileno

Puzzle Beemax valoración
BeMaxx esterilla puzzle
Valoración 90%

Grosor: 1 cm

Material: Espuma EVA

Es importante comprar un protector con un grosor suficiente, los mejores suelen rondar los 6 cm, para que la cinta se adhiera y cumpla la función antideslizante, proporcionando estabilidad durante la carrera. Correr sobre una cinta que se va desplazando o vibrando durante el entrenamiento acaba con la paciencia de cualquiera, por lo que un protector es un accesorio que no puede faltarte.

Suelen estar fabricados de materiales duraderos como caucho, goma eva o foami, resistentes al sudor y fáciles de limpiar.

Como ves, mantener tu cinta de correr en buen estado para que te siga ofreciendo las prestaciones como el primer día, no es nada complicado ni necesitas invertir demasiado tiempo. Merece la pena y lo agradecerás en tus entrenamientos.

Otras entradas que podrían interesarte…

Patricia Vilalta
Patricia Vilalta

El fitness no es mi profesión, es mi estilo de vida. Registrada en la FEF y entrenadora personal en el Registro Europeo de Profesionales del Ejercicio (EREPS), respeto la ciencia, pero reconozco que sigo más mis instintos basados en la experiencia tras muchos años de entrenamiento sobre mi espalda, evito dejarme llevar por modas y tendencias. Mediante Objetivo Fitness intento compartir información y perspectivas que puedan ayudarte a convertir el fitness en tu forma de vida.

Patricia Vilalta
Patricia Vilalta

El fitness no es mi profesión, es mi estilo de vida. Registrada en la FEF y entrenadora personal en el Registro Europeo de Profesionales del Ejercicio (EREPS), respeto la ciencia, pero reconozco que sigo más mis instintos basados en la experiencia tras muchos años de entrenamiento sobre mi espalda, evito dejarme llevar por modas y tendencias. Mediante Objetivo Fitness intento compartir información y perspectivas que puedan ayudarte a convertir el fitness en tu forma de vida.

Síguenos en: