Menú

Mancuernas, todo lo que necesitas saber antes de comprar las tuyas

Las mancuernas son una herramienta clave para mantener tu entrenamiento en casa. Desafían la intensidad de cualquier ejercicio, incrementan la fuerza y mejoran la coordinación. Debido a su versatilidad y práctico tamaño, no tienen rival en cualquier arsenal de entrenamiento. 

Esta guía de compra te ayudará a conocer que mancuernas pueden ofrecerte un mejor rendimiento.

No importa si estás empezando a entrenar o si ya tienes recorrido en el fitness, entenderás las claves que te ayudarán a ajustar el modelo que mejor se adapte a tu rutina de entrenamiento.

¿Qué son las mancuernas o pesas?

¿Qué tipos de mancuernas existen?

Existen varios tipos de mancuernas y para ir conociendo para qué uso está recomendado cada diseño, las vamos a separar en tres grupos; fijas, ajustables de discos intercambiables y automáticas.

Mancuernas fijas

Vienen con un peso determinado fijado a la barra o agarre, no permiten modificar el peso. Las mancuernas fijas son las más cómodas si dispones de presupuesto y espacio debido a que no pierdes tiempo cambiando discos entre ejercicios, permitiendo respetar los tiempos entre series. Ten en cuenta este punto si en tu rutina sueles trabajar con superseries.

Las más comunes en gimnasios e instalaciones deportivas. En el mercado es fácil encontrar mancuernas que pueden ir de 1 kg a 60 kg, pudiendo llegar a los 100 kg algunos fabricantes.

Mancuernas circulares

Poco a comentar sobre la versión más clásica de las “pesas”. Dentro de las mancuernas fijas, son las más comunes. Las mancuernas circulares ofrecen una amplia variedad de pesos y opciones de revestimiento. Con una precisión de peso bastante exacto, son las más adecuadas en entrenamientos de fuerza. Son las más cómodas y seguras si entrenas con bastante peso. Su forma circular hace que el peso se reparta durante el movimiento sin importar de donde agarres la mancuerna. De agradecer en repeticiones comprometidas. 

Tipos de mancuernas, circulares las más cómodas para entrenar fuerza

¿Sus contras? El precio suele ser más elevado frente a las hexagonales, principalmente por los materiales que integran. También son menos cómodas de almacenar, si no te gusta el desorden, necesitarás un rack o soporte para almacenarlas. 

Mancuernas hexagonales

No permiten modificar el peso, pues son fijas, pero normalmente más económicas que las versiones circulares.

Generalmente fabricadas en hierro fundido, suelen ir protegidas con caucho. Las versiones sin protección, que solamente están lacadas, son más propensas a astillarse. Sus principales ventajas son que no ruedan si las dejas caer, por lo que son muy utilizadas en crossfit y entrenamiento en circuito, ya que permiten realizar flexiones en el suelo o remo renegado, entre muchos otros ejercicios.

Las mancuernas hexagonales son herramientas muy cómodas de entrenamiento para casa. Muy orientadas al fitness doméstico, por lo que existe una amplia variedad de pesos y modelos que se adaptan a todos los perfiles. 

Tienen una gran aceptación en general y se pueden almacenar de forma cómoda. 

Mancuernas ajustables con discos intercambiables

guía para comprar mancuernas

 Se trata de una barra que permite añadir discos de diferentes pesos asegurándolos mediante un cierre o collarín. Ahorran espacio y permiten comprar varios discos para ir adaptando las cargas. Existen mancuernas con diferentes grosores-diámetros de zona de carga, lo que es un factor a tener en cuenta si vas a ir comprando los discos por separado. Aquí entran las de mango de 50 mm que permiten adaptar los discos de barra olímpica. Estos modelos soportan mayor carga. Por otro lado, las de mango de 30 mm son la opción más económica, ya que el precio de los discos comunes suele ser más reducido. Son las que se suelen vender para uso doméstico. 

Si estás empezando a entrenar, las mancuernas desmontables, son una opción muy recomendable. Te permitirán ir comprando discos a medida que ganes fuerza sin limitar tu progreso. 

Mancuernas ajustables automáticas

Comparativa de los modelos Powerblock PRO 50 vs Bowflex 552i

Permiten seleccionar y ajustar la carga en la misma mancuerna mediante un selector sin necesidad de ir cambiando discos. Debido al diseño y mecanismo es importante elegir un modelo de buenos materiales, de lo contrario pueden estropearse pronto, por lo que para que ofrezca buenas prestaciones se debe invertir en modelos de calidad.  

Las mancuernas ajustables de calidad, tienen un precio más elevado que las clásicas, pero es una inversión a largo plazo. Es interesante valorar esta alternativa debido a que si comparamos el presupuesto que necesitaríamos para trabajar con la misma variedad de pesos respecto a las mancuernas fijas tradicionales, pueden terminar resultando más baratas.

Debes valorar en qué nivel de entrenamiento estás. Si entrenas hipertrofia y necesitas ciclar pesos muy a menudo, son una opción muy interesante. Si entrenas fuerza, y te mueves con pesos muy elevados, quizá no te merezca la pena.

Las mancuernas automáticas destacan por el ahorro de espacio que ofrecen, evitan la necesidad de tener que comprar un estante de almacenamiento porque realmente ocupan poco espacio con la ventaja de ofrecer muchas variaciones de peso.

Como inconveniente, en personas avanzadas, algunos modelos pueden resultar algo incómodos, especialmente en algunos ejercicios hasta acostumbrarse a su diseño.

Por norma, permiten regularlas de 2 kg a 30-40 kg, pero cada vez existen más opciones debido a la creciente moda-demanda. Si optas por esta opción debes fijarte en las configuraciones de peso que ofrece el modelo.

¿En qué me debo fijar antes de comprar unas mancuernas?

Es importante comprar una mancuerna de calidad para soporte la carga de los discos que necesites en el caso de que sea intercambiable y además te permita entrenar cómodamente. Estos son los puntos que has de tener en cuenta:

1. Tamaño del agarre

Es la zona por la que se coge la mancuerna, pueden ir de 20 mm los más sencillos pensados para manos pequeñas, poco cómodos para trabajar con peso hasta los que van de 30 a 39 mm que serían el tamaño standard. Diámetros de 40 mm son especialmente anchos, perfectos para personas con manos grandes. Estos últimos ayudan a desarrollar fuerza en las manos y bíceps por mayor estimulación de fibras debido a la posición de agarre durante el ejercicio, pero pueden resultar incómodos o pocos seguros por la dificultad de sujetar la mancuerna de forma correcta. Ten en cuenta este último punto, pues puede jugar en contra si queremos focalizar la intensidad en otros músculos durante el ejercicio.

2. Longitud de la barra o mancuerna

Si la barra es muy corta puede resultar incómodo debido a que la separación entre las pesas, la zona de agarre, dará poco margen de maniobra a la hora de realizar algunos ejercicios. 

3. Zona de agarre de la mancuerna

También llamado mango, es por donde se coge la mancuerna. Lo más cómodo y duradero es un agarre moleteado. El moleteado son las estrías en el material diseñadas para que no resbalen los dedos. Es importante que toda la zona de agarre lleve este contorno para trabajar cómodamente y que sea un material que no se deteriore por el sudor. Este factor es el que incrementa el precio de una buena mancuerna respecto a una de baja calidad. Lo más común en mancuernas de uso doméstico es encontrar agarres cromados o con protecciones de silicona antideslizante. Los mangos de acero, son los de mayor calidad y más duraderos, también suelen ser los más caros.

Por otro lado, existen agarres ergonómicos pensados para adaptarse a la forma de la mano, pero como todo, es cuestión de gustos. 

¿De qué material están fabricadas las mancuernas?

1 – Mancuernas macizas

Fabricadas en hierro o acero a los que se añaden otros materiales para evitar la corrosión o mantener la dureza en el caso de que no estén revestidas de otro material. El acero es más caro que el hierro y está más protegido frente al óxido, pero si las mancuernas no van a estar expuestas a un ambiente muy húmedo tampoco es un factor muy relevante, especialmente si las mancuernas están recubiertas o revestidas de otro material. 

Por lo que si decides comprar unas mancuernas de hierro, no debes preocuparte, estarás realizando una buena inversión. Son pesas de batalla que te acompañarán durante tus entrenamientos por muchos años

2 - Mancuernas de otros materiales o rellenas

Se presentan como la opción económica a las mancuernas de hierro de toda la vida. Se pueden encontrar en diferentes materiales, desde fabricadas con hormigón hasta versiones de plástico que se rellenan con arena o agua. Debido a sus materiales, suelen ser muy voluminosas (no tan compactas como el hierro o el acero) y pueden resultar aparatosas. Los pesos no suelen ser exactos, además de terminar pecando de perder arena. 

Son una opción si tu presupuesto es bajo o si estás empezando a entrenar y no quieres gastar demasiado hasta que progreses y decidas invertir en un equipo mejor cuando sepas con qué pesos vas a trabajar.  

Revestimiento

El revestimiento es la protección que se añade a los discos o pesas de las mancuernas. Amortigua el ruido y protege de los posibles impactos que pueden dañar el suelo o al usuario durante el ejercicio. 

Los materiales que se utilizan suelen ser caucho o uretano, este último es más sofisticado, más duradero y también algo más caro. Es el material que suelen integrar en mancuernas de gimnasio.

El caucho o goma es el más recurrido en mancuernas de uso doméstico, especialmente en mancuernas hexagonales

Por otro lado, también encontraremos mancuernas revestidas de zinc o níquel, pueden ser más exactas en cuanto al peso debido a que son recubrimientos mucho más finos respecto a otros materiales, pero requieren más cuidados para mantenerlas en buen estado. Por último, mancuernas lacadas, las más económicas. Ofrecen poca protección ante golpes, además de desconcharse con el tiempo. A su favor hay que decir que siempre será posible restaurarlas con una capa de pintura.

¿De qué peso debes comprar las mancuernas si estás empezando a entrenar?

Es una pregunta trampa, pues en internet no encontrarás nunca esta respuesta. Es imposible aconsejar un peso aleatorio sin conocer tu estado físico. Descarta consejos engañosos y si estás empezando, lo más práctico es que te decantes por un kit de pesas que te permitan ajustar el peso. De esta forma, podrás ir progresando sin invertir demasiado y una vez, alcances cierta “meseta”, comprarte un equipo más profesional.

Para orientarte, si te puedo recomendar que si no tienes ningún problema médico que te impida entrenar de manera natural, elijas un peso que te requiera cierto esfuerzo. Cuando el objetivo es ganar masa muscular, no existe un número o umbral de esfuerzo generalizado para todo el mundo. Deberás entrenar con un peso que exija a tus músculos cierto estímulo. Un peso que te permita hacer repeticiones sin esfuerzo y parar por aburrimiento, nunca va a producir las adaptaciones que buscas. 

No sé si te habrás fijado, pero he descartado del listado, esas pesas ochenteras de juguete de colores, llamadas de “estudio”. No necesitan presentación y sobraban en este artículo. 

Otras entradas que podrían interesarte…

Síguenos en: